Adaptarse a los cambios

por All-Safe / 17 de Enero de 2010

La práctica de dirigir una empresa consiste en adaptar de manera metódica las formas de gestión, de mayor probada eficacia, a las circunstancias imperantes en el entorno.

Adaptarse-a-los-cambiosLa importancia de la destrucción documental

Esa concepción de la gestión de empresas no fue la imperante al momento de eclosionar la industrialización de las sociedades. De hecho, en sus inicios, las teorizaciones sobre el manejo de las empresas mostraban un carácter menos empírico y más idealista. Sin embargo, desde la década de los treinta se hizo evidente que las nociones de “empresa” o de “gestión” quedaban ampliamente superadas por la siempre imprevisible fuerza y variedad de los hechos.

La adaptación al cambio, desde entonces, cobró su importancia cabal dentro de las estrategias para manejar los destinos de una entidad productiva. La destrucción de documentos es el tipo de procedimientos indispensables para lograr esta conformación a la dinámica mutabilidad del entorno de una empresa. Ahondemos en ello.

Una tarea integradora

Orientar la ruta de una empresa implica una labor integradora que demanda el conocimiento adquirido por la práctica constante, el elemental sentido común, una filosofía particular y un proyecto organizacional para implantar.

Lo que es cierto y debe ser una constante en todo este tipo de ejercicios administrativos, es que la gestión empresarial está relacionada estrechamente con la parte racional de la mentalidad humana. Las intuiciones y corazonadas despejan obstáculos mentales, pero no son capaces de fundamentar con solidez una estrategia de desarrollo a largo plazo.

Repensar en la práctica

Por ejemplo, el estadounidense Robert MacNamara, uno de los más destacados líderes de empresa de la segunda parte del siglo XX tuvo el mérito de fomentar la práctica del reciclaje en las industrias de su tiempo.

Este influyente personaje opinaba que la gestión empresarial implicaba por encima de todo una adaptación permanente a cualquier tipo de transformación. Tanto la mano de obra y las herramientas de producción, como los artículos fabricados se encuentran sumergidos en un continuo estado de evolución.

Por lo consiguiente, según esta línea de pensamiento de MacNamara, nunca hay que pensar que se ha alcanzado la perfección ni la excelencia al frente de una empresa.

Productividad perfectible

Podemos profundizar las ideas de MacNamara proponiendo como instrumentos de capital importancia aquellos que nos permitan moldear la estructura interna de una empresa con el objetivo de modificar positivamente los alcances hacia el exterior de la misma.

En este aspecto, la destrucción de archivos documentales es una vía eficaz, económica moderna y segura de ayudar a que una empresa se adapte rapidamentea y con acierto, y crezca, sin importar los múltiples entornos que se le presenten.

 
2239

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario