All-Safe, la mejor opción

por All-Safe / 5 de Agosto de 2009

En lo que atañe a la protección de la confidencialidad, no basta simplemente con deshacerse de los documentos, también se deben seguir ciertas normas que garanticen el adecuado proceso de tal actividad. Por esa razón, conviene estar informado de cuáles son las pautas establecidas y sobre qué empresas dedicadas a este campo las siguen estrictamente.

all-safe, la mejor opcion

All-Safe, la mejor opción

Así entonces, proseguiremos estudiando algunas de las consideraciones establecidas por la Asociación Española de Destrucción Confidencial de Información (AEDCI) en su Manual de Buenas Prácticas.

Los responsables de la destrucción

Generalmente, no resulta viable que la destrucción de los archivos documentales se lleve a cabo por el personal y con los medios particulares de la entidad interesada. Por el contrario, la AEDCI recomienda como preferible solicitar los servicios de una firma especializada en el tema de la destrucción segura y responsable de datos confidenciales.

Una empresa como All-Safe puede garantizarle al cliente interesado estas medidas de protección, dándole la certeza, presencial y por escrito, de que los procedimientos de destrucción se efectúan de acuerdo a las reglamentaciones vigentes y con la confianza de que la información a desechar, hasta el momento de su desaparición absoluta, será manejada por nuestro personal de probada confianza y alta ética profesional.

Medios adecuados para un resultado preciso

Los procedimientos de destrucción reconocidos como aceptables por la AEDCI, independientemente si son de índole química o mecánica, son aquellos que garantizan la no recuperación total o parcial de la información guardada en los diferentes soportes.

Algunas de las técnicas de desecho que resultan bastante adecuadas son: la trituración, la conversión en pulpa, el borrado intensivo, aplastar los soportes, cortarlos, reciclarlos por medio de procesos químicos, etc.

Por otro lado, las pautas que se deben tener en cuenta al momento de contratar una compañía dedicada a la destrucción documental son las siguientes: la compañía debe respetar la confidencialidad de la información que maneja y utilizar los recursos pertinentes para impedir cualquier riesgo de fuga de datos; también, servirse de una transportación eficiente; informar en detalle sobre los procesos de desecho que usa; proporcionar al cliente un certificado de destrucción; aceptar en todo momento que los contratantes puedan verificar personalmente y en el lugar en donde se efectúe la destrucción de los documentos; y llevar a cabo todas estas actividades con el personal más confiable para tales labores.

 
2566

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario