Conciencia empresarial y destrucción de archivos

por All-Safe / 23 de Octubre de 2009

Para hacer negocios no basta con invertir y producir. La fortuna, tal y como sucede en los juegos de azar, puede ser muy variable y elevar en un instante a un consorcio, para luego, en poco tiempo, dejarlo caer estrepitosamente. Por lo tanto, si se aspira a lograr resultados positivos y sostenidos, lo que se debe hacer es fundamentar un proyecto de la mejor manera posible.

Conciencia empresarial y destruccion de archivos Lo conducente, primero, es definir cuál es nuestra tarea como empresarios, antes de comenzar cualquier labor de producción.

Pronto veremos cómo, para propiciar esta conciencia empresarial, ciertos factores en apariencia accesorios- como la destrucción documental responsable- y la relevancia que les otorguemos, determinarán en mucho la trascendencia de nuestra empresa.

Una labor organizativa

Antes que nada un empresario es aquel que organiza. Para la realización de un determinado proyecto es preciso contar con un individuo o grupo, que logren dar respuesta a las preguntas capitales para la instauración de cualquier negocio.

Estas interrogantes pueden plantearse de la siguiente manera: ¿Qué es lo que la empresa proyectada hará? ¿A quién va dirigida su producción? ¿Cuál es el sentido de prestar ese servicio, o de poner al alcance de los consumidores? Y los empresarios, para contestar a estas cuestiones fundamentales, se valen de una serie de estrategias entre las cuales destacan, el diagnóstico del mercado al que aspiran llegar, el establecimiento de actividades planificadas para lograrlo, las tareas administrativas precisas para ello, y finalmente, las mecánicas de control que garantizan la correcta ejecución de todo el proyecto.

Las tareas más importantes

La relación entre la respuesta a las cuestiones señaladas, y los medios utilizados para concretar tal propuesta, determina las posibilidades empresariales de una persona, de un posible ejecutivo exitoso. Pero una gran parte de los actuales dirigentes de compañías y empresas prometedoras, no logran dar el salto hacia la excelencia por asumir una conciencia empresarial de parciales alcances.

La razón de ello está en que dejan de ponderar la importancia de los métodos de control y regulación productiva de una industria, en aras de ponderar los más vistosos, por ejemplo, la búsqueda de abrir negocios, o la publicidad de los ya concertados. Pero es en el trasfondo de todo ello, en la correcta solventación de necesidades primordiales, como las de la depuración y posterior destrucción responsable de archivos documentales, en donde se fundamenta una correcta toma de conciencia de nuestra responsabilidad como empresarios y de nuestras posibilidades reales de progreso.

 
2782

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario