¿Cuánto tarda un toner en descomponerse?

por All-Safe / 11 de Marzo de 2010

El simple gesto de tirar un cartucho o un toner de una impresora que ya no sirve en la oficina podría parecer algo sin importancia, incluso muchos pensarán: “total, sólo es uno”. Sin embargo, este gesto, sumado al de otros tantos miles de personas que también lo llevan a cabo en otras empresas, multiplicado por todos los países del mundo, puede dar unas cifras escalofriantes cuyo efecto en el medioambiente resulta poco más o menos que letal.

Podría parecer una exageración, pero los seres humanos no somos conscientes del daño que le hacemos a la naturaleza con gestos de este estilo.

Seguramente muchas personas desconocen el dato de que, para producir un cartucho o un toner nuevo de una impresora, son necesarios muchos litros de petróleo, una sustancia de lo más contaminante, especialmente si no se recicla de la manera debida.

Hasta 1000 años en desaparecer

El plástico del que están elaborados los cartuchos de tinta, los toner de las impresoras, necesita algo más de 1000 años para descomponerse de forma completa. Alguno de los materiales que incluyen, como es el caso del cobre, necesitaría hasta 4 siglos.

Si se tiene un mínimo de conciencia de reciclaje, leer estas cifras puede llegar a poner los pelos de punta, ya que no sólo el reciclaje de este tipo de productos tiene efectos en la economía, sino en el cuidado del medioambiente.

Es lógico que en las oficinas se usen faxes, fotocopiadoras e impresoras, pero todos y cada uno de estos aparatos genera un nuevo residuo: el cartucho de toner. Formado a base de una carcasa de plástico duro, que incluye además una serie de mecanismos: piñones, tambor fotosensible etc.

El reciclaje es básico

A la hora de reciclar un toner, se realiza un enorme ahorro energético, ya que para la elaboración, únicamente de la carcasa, son necesarios hasta veinte litros de petróleo puro. La contaminación se reduce notablemente y el envío de residuos al depósito especial para ello también disminuye.

Para reciclar un cartucho o toner de impresora, las empresas especialistas en estos servicios los desmontan, los limpian y extraen sus restos y, en el caso de que la carcasa se mantenga en condiciones aceptables, vuelve a rellenarse.

Si no es así, se traslada a un gestor que se encargará de verificar el estado de todos los componentes, se recarga o se cambia el toner por uno similar al original y se ensambla de nuevo el cartucho.

Un proceso sencillo que puede ahorrarle muchos disgustos a la naturaleza a largo plazo.

 
4265

Comentarios (Un registro)

[...] a ello, los consumidores siguieron percatándose de que los cartuchos reciclados disfrutaban de gran calidad y no causaban ningún daño en sus [...]

 
 

Agrega un comentario