Cuidado con las empresas fraudulentas

por All-Safe / 13 de Mayo de 2009

Muchas instalaciones que se encargan de almacenar documentación comercial ofrecen la posibilidad de realizar la destrucción de información confidencial como un servicio más a sus clientes.

Cuidado con las empresas fraudulentasSin embargo, tras una investigación realizada por la Asociación Nacional para la Información y la Destrucción, se descubrió que gran parte de las empresas que se dedican al almacenamiento comercial carecían del equipo necesario para proporcionar el servicio de forma segura y profesional.

Esta es una práctica muy común en este sector, de manera que lo que se hace es subcontratar la destrucción de la información confidencial.

Subcontratas un auténtico fiasco

En muchos casos, las empresas de almacenamiento que ya contaban con mala reputación fueron desenmascaradas. Empresas que se dedicaban a engañar a sus clientes, asegurando que la destrucción de sus documentos se estaba realizando de forma segura. Sin embargo, toda esa enorme cantidad de documentación en papel estaba siendo vendida a una empresa de reciclaje prácticamente al peso y sin ser eliminados.

Cualquier negocio que contrata un servicio de destrucción de documentos debe plantearse que es algo muy serio, algo que incluso puede llevar a la ruina a su empresa. Por tanto debería informarse en cuanto a la naturaleza de los servicios de destrucción de información que están disponibles: el tipo de tarifas, por qué muchas de ellas resultan tan económicas, cuáles son sus procesos de destrucción, etc.

Resulta absolutamente inaceptable que se le permita a una empresa, que va a velar por la seguridad de una información, la contratación a su vez de otra empresa para que proporcione el servicio de destrucción de esa documentación.

Los empleados descontentos son peligrosos

El propietario o el encargado de la empresa es, en última instancia, el absoluto responsable de su seguridad y, por lo tanto, debería realizar la contratación y vigilancia del servicio directamente.

Cualquier tipo de información de una empresa que tenga que ver con nóminas y materiales, que implican relaciones laborales o asuntos legales, no deberían ser puestos en manos de cualquier empleado para que éste lo entregue a la empresa que se va a encargar de destruirlos.

Hay que tener en cuenta que este tipo de información sensible es la que más protege también la empresa competidora. Está comprobado que los empleados que no están contentos en su empresa, o que tienen una gran ambición, son los suelen ofrecer la información confidencial que le interesa a la competencia.

En muchas ocasiones, los trabajadores menos remunerados que conocen el valor de esa información se sacan un extra filtrándosela a empresas de la competencia con el objetivo de conseguir el incentivo económico.

 
2461

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario