Dificultades de la confidencialidad

por All-Safe / 15 de Noviembre de 2009

La protección de la confidencialidad, tan importante para la integridad moral de las personas, requiere de un esfuerzo constante y diversas estrategias especializadas para llevarse a cabo. Hoy más que nunca, la defensa de la secrecía de los datos personales se hace necesaria.

Dificultades de la confidencialidad Las sociedades, erosionadas en su textura axiológica, tienden a actuar sin miramientos, sin el mínimo respeto a la privacidad a la que todo ciudadano tiene derecho. El siguiente caso nos dará una pauta para comprender hasta qué punto se precisa de servicios como los de All-Safe, para propiciar un sano dinamismo social en las urbes contemporáneas.

Grave falta

Una reconocida institución médica, el Hospital Clinic, hace poco tiempo abrió un expediente disciplinario a un residente de antaño. El susodicho interno reconoció que había dejado en plena vía pública, cerca de un contenedor de basura, archivos confidenciales de personas que habían recibido trasplantes de corazón. El descubrimiento del culpable tuvo lugar apenas una semana después de que el diario El País, denunció el hallazgo de los documentos. La investigación desarrollada a instancias del Hospital Clinic, al final señaló como responsable directo de la falta a un antiguo residente que abandonó la institución en el mes de junio de 2008. Por lo consiguiente esa persona actualmente no forma parte del personal del Clinic.

Privacidad en peligro

Los archivos dejados en la basura, a la vista de todos, muy cerca de la ubicación del Clinic, incluían cerca de 40 folios dentro de los cuales se hallaba un registro del seguimiento practicado a pacientes a los que se les había efectuado trasplantes cardiacos. La documentación aparecía fechada de marzo de 2007. Según parece el residente guardó toda esa información en su domicilio durante el tiempo en el que laboró en el Hospital Clinic. Cuando esta persona decidió cambiar de domicilio, se le hizo sencillo abandonar todos esos archivos en un contendor para reciclaje de papel y cartón.

Sin embargo, parte de esos documentos, por la negligencia patente de este individuo, quedaron fuera del recipiente, expuestos en bolsas de plástico. Cabe comentar que fue el propio infractor, al hacerse público el hallazgo de los archivos confidenciales, quien acudió al Hospital Clinic a responsabilizarse de la falta y a entregar una carta en donde ofrece disculpas por el error cometido, por imprudencia pero sin mala fe. Finalmente, el Hospital Clinic hizo patente que cuenta con un sistema para la destrucción de archivos documentales para deshacerse debidamente de documentos obsoletos o respaldados en otro formato.

 
2914

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario