En defensa de la confidencialidad médica

por All-Safe / 30 de Octubre de 2009

Es lamentable la manera en la que llegan a ser discriminadas ciertas personas, por el solo hecho de haber padecido o sufrir cierta enfermedad.

En defensa de la confidencialidad medica Prácticamente en todas las naciones se han presentado casos de personas que han dejado de ser contratadas o que han perdido sus trabajos por ser portadoras de cierto microorganismo, o por poseer capacidades diferentes.
Se trata de una lamentable constante que debe ser denunciada y combatida desde todos los frentes. La destrucción de archivos documentales es una de las maneras en las que puede prevenirse este tipo de situaciones, que lastan la convivencia social y el progreso de las comunidades.

Todos somos iguales

Se trata de una afirmación que de tan repetida ha perdido su contundencia, su fuerza concientizadora. “Todos somos iguales” y por lo tanto merecemos las mismas oportunidades para desarrollar todo nuestro potencial y ser felices en ello. Pero no seremos iguales solo por consignas morales.

Se pueden esgrimir razones y planteamientos que defiendan esta noción de solidaridad manifiesta. Todos somos iguales porque participamos por igual de la diferencia, somos iguales pero no idénticos, no compartimos una identidad sino una entidad vinculante y religadora. La igualdad merece ser defendida por todos los medios de una sociedad, puesto que es la condición de todo medio y de toda sociedad.

Injusto estigma

Los casos en los cuales se han abandonado archivos médicos en plena vía pública constituyen un atentado no solo a la legalidad sino además a la privacidad más elemental que debe poseer una persona.

La transgresión de las leyes que se produce con esta falta es equiparable al daño moral que se genera al estigmatizar de tal modo a las personas, por motivo de su condición física. La destrucción responsable de archivos documentales obsoletos es, precisamente, una labor de responsabilidad.

Por supuesto, con relación con las leyes y reglamentaciones industriales y sanitarias, pero sobre todo con la integridad y la protección de las personas. La salud es una cuestión interior y exterior, desde un punto de vista interno, implica la armonía entre las funciones de los diferentes órganos, pero también, desde un punto de vista externo, se traduce a una armonización con todos los habitantes de una comunidad.

La destrucción de archivos documentales obsoletos de instituciones médicas tales como hospitales, clínicas, consultorios y similares es la mejor herramienta para la defensa de la confidencialidad médica y la integridad moral de los pacientes.

 
2401

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario