Fomentando la vinculación empresarial

por All-Safe / 24 de Diciembre de 2009

Las pequeñas y medianas empresas difícilmente pueden lograr el éxito esperado en el ámbito actual de los negocios. Estratégicamente se han dejado de lado los antiguos códigos –no escritos- y valores que regían las relaciones comerciales entre las diferentes entidades productivas. Antes actuar tenía un motivo, un motor, un valor que explicaba determinada resolución.

vinculación-empresarial
Hoy en día, el fin justifica los medios, como nunca antes. Pronto veremos cuál es la situación que priva en los asuntos empresariales y de qué moverá estrategias como la destrucción responsable de archivos documentales resultan indispensables en grado sumo.

La empresa como centro

Hace todavía algunas décadas una empresa, en la manera en que se relacionaba con las demás, podía hacer patente su valía y reales posibilidades de progreso. De tal suerte que, la mayoría de ellas, se interpretaba y desarrollaba sus gestiones pensándose como el centro del universo de los negocios. Una compañía sólo podía tener éxito pensando en que todas las actividades de los mercados se efectuaban en torno suyo. Y así, en la medida en que sabían encarar y manejarse con todos esos sucesos, precisamente ese era el grado de importancia que podían alcanzar. Sin embargo, con la irrupción de la posmodernidad, este paradigma quedó rebasado y hoy por hoy son otras las condiciones en las que se desarrollan los negocios.

Acción común

Así como la tendencia de la cultura en general tiende hacia la desubjetivación, hacia un desplazamiento hacia lo racional y lo relativo, también las empresas en los tiempos que corren han dejado de cultivar un individualismo constreñidor para abrirse a lo global, a la vinculación prospectiva, a lo común y comunicativo. De tal modo que, si el sentido del éxito de una empresa no le viene ya desde fuera, debe de forjarlo en la relación, en la comunicación que tenga con otras empresas. Toda vía que favorezca esta comunión de sentido, será valiosa e indispensable para el desarrollo del ámbito de los negocios en general.

La destrucción de archivos documentales es una de las herramientas que mejor optimizan la comunicación entre las compañías, simplificando trámites y tiempos, optimizando espacios y procedimientos, para que puedan tenderse acuerdos de colaboración
Ante las grandes transnacionales que aún se sienten como el sol que puede alumbrarlo todo, las pymes pueden vincularse comunicativamente como lo hacen las demás estrellas, con su luz y demás energías forjando el universo entero.

 
3081

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario