La destrucción documental, cuestión de responsabilidad

por All-Safe / 10 de Diciembre de 2009

Responsabilidad alude a la capacidad de responder. Sin embargo, el valor que esta noción maneja, no se justifica por un sentido tan acotado. De tal modo que debe existir otro sentido más vasto que este concepto maneje que lo hace ser tan importante para todas las sociedades.

La destruccion documental cuestion de responsabilidad Una buena estrategia para investigar por ese sentido es analizando alguna actividad que resulte de gran relevancia para la marcha de las organizaciones. La destrucción de archivos documentales puede ser un ejemplo perfecto de acuerdo a la respuesta que propondremos a continuación.

Falta de vinculación

Generalmente se piensa que cuando una acción provoca perjuicio a terceros, está causada por una falta de valores. Por ejemplo, cuando una persona abandona archivos con información confidencial en la vía pública. Una falta tan grave a la privacidad de otros ciudadanos no puede justificarse. Lo único que puede hacerse, en cambio, es tratar de explicar las condiciones que dieron lugar a ese problema. En este caso la despreocupación, la falta de vinculación entre las personas, puede dar como consecuencia una acción tan reprobable como esa falta hacia la seguridad de los datos personales de otras personas.

Dar respuesta por el otro

Lo contrario de esta circunstancia de desapego sería justamente el valor de la responsabilidad. Quien puede asumir la tarea de dar razón por el otro, entonces puede decirse que actúa responsablemente. Responsabilizarse de un acto es la facultad de dar respuesta con respecto al mismo. En el caso de los documentos personales ajenos, dejados en la calle y a la vista de todos, lo responsable hubiera sido llevarlos a destruir. Esta acción se encuentra encaminada hacia el bien de los demás. Los documentos a destruir al no referirse a nuestra persona no tienen valor directo para nosotros. De la misma manera si se desechan es probable que ya no tengan valor por sí mismos, por estar caducos, o alguna razón parecida. Por lo tanto constatar que se destruyen debidamente o por le menos depositarlos en el contenedor adecuado es un acto civil responsable. La destrucción de archivos documentales es la oportunidad de dar razón del otro, de responder por la integridad de otras personas, por el sólo valor de hacerlo. Fomentar un valor requiere de valentía interior, de entereza. Es dejar de pensar en uno mismo, para pensarse como otro, el otro como igual a mí, responder por él, comunicarse, tener algo en común, compartir vida y el máximo valor para vivirla en sociedad: responsabilidad.

 
2001

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario