La trascendencia de la eliminación documental

por All-Safe / 1 de Enero de 2010

Es de resaltar como personas de gran inteligencia que no son empresarios, pueden aportar brillantes opiniones sobre temas relacionados con el universo de los negocios.

La-trascendencia-de-la-eliminación-documental
Y es que la dinámica empresarial es más accesible si se le aborda con la suficiente distancia, con el talento suficiente para estar dentro y al mismo tiempo fuera de sus movimientos definitorios. Conozcamos pues algunas de estas aproximaciones a los procesos empresariales y su vinculación con la destrucción responsable de archivos documentales.

Con los pies sobre la tierra

El teólogo William George Ward escribió alguna vez que una persona pesimista se queja del viento, una optimista, por su parte, solo aguarda a que todo cambie. Finalmente, quien es realista, se ocupa durante la tempestad en ajustar las velas como conviene mejor. Ser realistas no quiere decir limitarse a ser prácticos a ultranza. Por el contrario, es necesario dejar de ver las cosas de una sola manera y comprenderse como empresa al modo de una entidad vinculada en su aparición a determinados ambientes y circunstancias. La destrucción de archivos documentales facilita alcanzar la ligereza organizacional necesaria para visualizarse en escenarios variables y salir bien librado de ellos por medio de la prevención y la planificación.

El riesgo de la saturación

Séneca, el antiguo escritor latino, logró establecer una máxima que no ha perdido un ápice de su vigencia. Este sabio humanista recomienda que sólo se compre lo necesario aunque no sea lo conveniente. Lo innecesario por su parte aunque tenga un precio mínimo, al final será siempre costoso. El peligro de adquirir recursos y materiales que no pueden ser procesados a final de cuentas, está relacionado con el coste de su almacenaje y su preservación. En el caso del archivo de documentación obsoleta ocurre exactamente lo mismo: la ventaja de su conservación no justifica ni de cerca los gastos que se requieren para ello. La eliminación planificada de archivos documentales innecesarios puede ser esa vía que regule la mejor administración de espacios y recursos de una empresa. El literato barcelonés José Carol, opinaba que el éxito posible es totalmente proporcional a la capacidad de riesgo que uno pueda tomar. Sin embargo los éxitos a corto plazo no siempre son los que convienen a una firma. Una serie de logros a largo plazo aseguran de mejor manera la sostenibilidad de una entidad productiva. La destrucción documental y recursos afines son las mejores estrategias para conseguirlo.

 
3164

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario