Las empresas y el futuro

por All-Safe / 18 de Octubre de 2009

Hoy más que nunca se requiere unión y compromiso en todos los ámbitos. Las circunstancias críticas que padece la ecología planetaria implican un cambio de rumbo en las dinámicas empresariales.

Las empresas y el futuro Ya no debe haber lugar para el individualismo voraz con el que las firmas actuales tratan de sobresalir en los mercados nacionales e internacionales. La viabilidad, no sólo de los espacios económicos, sino de la sociedad contemporánea en su conjunto, depende de un compromiso común de las empresas con el futuro.

Preservar la trayectoria

Algunas firmas establecen sus estrategias tratando de conservar el prestigio que alguna vez ganaron. Comúnmente, en estos casos, hace mucho que pudieron haber pedido toda capacidad productiva. Es factible que su concepto ya no resulte una buena opción para los consumidores, de acuerdo a las diferentes ofertas de otras empresas.

Y sin embargo, el recuerdo de lo que alguna vez fueron es la que las hace sobrevivir en la competencia de los negocios. El problema de ello estriba en que, frecuentemente, en aras de sostener a costa de todo este renombre, estas firmas desesperadas pueden utilizar tecnologías obsoletas, riesgosas y contaminantes.

El daño que pueden ocasionar al medio ambiente con este proceder es catastrófico. Estas compañías, por preservar un pasado perdido sacrifican el futuro, pero no sólo el de su propia prosperidad empresarial, sino el del mundo entero.

Vivir el momento

Otras empresas, por su parte, se equivocan al dedicar todos sus afanes a satisfacer necesidades inmediatas. Se enfocan a cumplir proyectos a corto plazo, pugnando con otras firmas. Para obtener cierta oportunidad de producción son capaces de transgredir toda norma o precaución sanitaria.

De nueva cuenta, al actuar en esta forma, pueden dañar gravemente la ecología. Por su afán de terminar un proyecto para asumir otro encargo, lo más pronto posible, pueden llegar a manejar con imprudencia materiales riesgosos, o sustancias de alto peligro. He aquí otro ejemplo de falta de compromiso con la sociedad y con la humanidad. En este caso se sacrifica el futuro por una miope productividad estéril.

Acciones con sentido

Las empresas que de verdad asumen una responsabilidad con el futuro, el suyo y el de todos, toman medidas sensatas y loables. La destrucción responsable de archivos documentales es un ejemplo patente de cómo se puede producir, cumpliendo con objetivos inmediatos, pero también protegiendo el medio ambiente de la Tierra. Quien produce debe ser capaz de generar las condiciones para que la vida se produzca sin limitaciones ni problemas.

 
1878

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario