Las recomendaciones de la AEDCI (I)

por All-Safe / 3 de Agosto de 2009

La Asociación Española de Destrucción Confidencial de Información (AEDCI) ha establecido una serie de valiosas recomendaciones con el objetivo de estandarizar los procedimientos referentes al tema. Vale la pena comentar cuáles son los puntos que se valoran en este conjunto de observaciones, para así tener una imagen más amplia del modo en el que trabajan las empresas dedicadas a este área y valorar quién ofrece al público la mejor opción de servicios.

Las-recomendaciones-de-la-AEDCI-I

Las recomendaciones de la AEDCI (I)

Es tan relevante una acción, como la idea que la hace comprensible. Esta consideración es más importante dentro del ámbito industrial, ya que del entendimiento más íntegro se deriva un satisfactorio accionar empresarial, libre de costosos errores. De ahí que tener en claro a qué nos referimos por “destrucción documental”, requiera de un ejercicio de consenso totalmente responsable entre todos los relacionados con este tipo de procesos.

De acuerdo a lo anterior, la AEDCI propuso la siguiente definición: la destrucción confidencial de archivos es la que trata de que no sea factible recobrar ningún soporte que contenga informaciones confidenciales, brindando una garantía expresa de que en ninguna etapa de este proceso, estará en riesgo la confidencialidad de los datos a desaparecer.

Características de una correcta destrucción

Muchas firmas pueden proporcionar trabajos de destrucción de archivos, pero pocas realmente cumplen con los requerimientos necesarios para efectuar una labor satisfactoria y segura. En este sentido, cabe preguntarse acerca de qué es lo que caracteriza a la correcta destrucción confidencial de información.

Lo que estableció la AEDCI fue lo siguiente: primero, toda destrucción de documentos debe ser inalterable, es decir, ha de evitar por completo el rescate de cualquier dato desechado; segundo, la confidencialidad con que han sido resguardados los archivos debe ser extensiva a los procesos de su misma destrucción; y tercero, cualquier clase de proceso de destrucción documental debe ser propicia para la ecología del planeta, sin que produzca ninguna alteración del medio ambiente, y hasta donde sea factible, que sean aprovechables en reciclaje, todos los productos de desecho.

Finalmente, es preciso saber en qué momento deshacerse de cierta información documental. En este caso, la AEDCI enuncia que cualquier depuración de archivos conviene ser efectuada en su justo momento, es decir, cuando alguna información ha dejado de ser útil de guardar. Es importante tener siempre presente, que existen oficios que han de ser conservados a lo largo de determinado periodo, por razones jurídicas o normativas.

 
3044

Comentarios (Un registro)

[...] sociales lo hacen con el grado más alto de exhibición en su perfil. Por lo consiguiente, sus referencias personales se encuentran a la vista de todos en la red, sin restricción alguna. Además, en la comunicación [...]

 
 

Agrega un comentario