Pensamiento sistémico y destrucción documental

por All-Safe / 19 de Diciembre de 2009

La clave para sacar adelante un proyecto empresarial se encuentra en el nivel de compromiso que se logre despertar en todos los involucrados con el mismo.

Pensamiento sistémico y destrucción documentaljpg
En la medida en que se asuma un esquema de pensamiento común y que se respeten sus directrices, queda garantizada una movilización conjunta y segura hasta el cumplimiento de cualquier objetivo trazado. Uno de tales esquemas de pensamiento, de los más efectivos jamás concebidos, es el del pensamiento sistémico. Su implementación en una empresa puede resultar todo un acierto. Y de las vías para fomentarlo, la destrucción de archivos documentales es definitivamente la más valiosa.

Un paradigma productivo

Desarrollado a mediados del siglo anterior en los Estados Unidos, el pensamiento sistémico fue el más alto logro del Mental Research Institute. Sus especialistas se encargaron de popularizarlo en todo el orbe, como un recurso efectivo para la solución de problemas propios de organizaciones pequeñas y grandes. El pensamiento sistémico es una actitud humana fundamentada en la cabal percepción de un entorno concreto, con el objetivo de analizarlo, comprenderlo y saberse desenvolver en él. El pensamiento sistémico se distingue de otras alternativas mentales en donde se perciben partes de un sistema, de una manera fragmentada y sin vínculo alguno.

Todo para uno

La alternativa del pensamiento sistémico se distingue por expresar que cualquier todo puede ser muy similar a la suma de sus partes, con el fin de alcanzar ciertas metas. La imagen que simboliza los derroteros del pensamiento sistémico es la de los misiles teledirigidos. Este tipo de dispositivos bélicos tiene la capacidad de dar con su objetivo a través de muchas vías diferentes. De este modo, pensando en el ámbito de las empresas, el pensamiento sistémico consiste en pensar a una entidad productiva como un todo, con el propósito de no estructurar organizaciones anquilosadas sino, más bien, dúctiles y adaptables a las circunstancias de su entorno.

Destrucción constructiva

La destrucción documental, desde la perspectiva del pensamiento sistémico, justifica su preponderancia desde la noción siguiente: en nuestros días, la idea organizacional del “manos a la obra” ha sido suplantada por un “capital intelectual”. De tal manera que la prosperidad de una empresa ya no está condicionada por la acción sino por la interacción y la comunicación. La destrucción de archivos obsoletos ahora tiempos, simplifica procedimientos y aumenta la viabilidad de los conductos de comunicación en las organizaciones. Todo ello genera un terreno propicio para el cultivo del pensamiento sistémico.

 
2416

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario