Rumbo a una cultura del ahorro

por All-Safe / 9 de Diciembre de 2009

El motor capaz de impulsar a una empresa a alcanzar los máximos niveles de productividad y rendimiento puede hallarse en los factores menos pensados.

Rumbo a una cultura del ahorro La dinámica de las empresas es tan compleja e implica tantas particularidades que no resulta sorprendente encontrar como vital una de sus estrategias menos vistosas y más efectivas. La cultura de la conciencia de costos, y dentro de ella el valor de la destrucción documental, es ese factor que proponemos como el más importante dentro del funcionamiento general de una empresa.

Hablando se entiende la gente

Diversos antecedentes nos muestran que la cultura manejada por una empresa puede ser bien la traba más seria o bien, el impulsor principal de un plan de reducción de costos. Algunas acciones que logran propiciar en mejor manera la gestación de este tipo de cultura empresarial. Una comunicación transparente y sensible puede identificarse dentro de estas relevantes acciones. Si se cultiva un intercambio eficaz de información dentro de las empresas, la utilización indiscriminada de recursos materiales requerida para ello se reducirá considerablemente. De hecho, la clave del éxito de algunas de las empresas más relevantes del mercado internacional se funda en una comunicación puntual, sin lastres de ningún tipo, lo que ahorra tiempos y recursos, que reditúan en beneficios de toda orden. La destrucción de archivos documentales resulta una estrategia idónea para facilitar una comunicación transparente y positiva.

Coordinar esfuerzos

Otra de las estrategias que fomenta la gestación de una cultura del ahorro es motivando a los empleados líderes a que defiendan y den a conocer las ventajas de la economización de recursos entre el resto del personal. Es frecuente que los trabajadores se muestren escépticos o de plano reacios a practicar cualquier tipo de medida de ahorro por la alteración o tras restricciones que esas estrategias produzcan en su rutina de trabajo. Sin embargo en la mayoría de las ocasiones esta actitud no es más que una consecuencia de la ignorancia acerca de los valores o los objetivos que se persiguen con una cultura del ahorro. Por eso, la estratégica implementación de un servicio especializado de destrucción documental, además de la enorme valía que de por sí entraña para cualquier empresa, servirá para darles una señal a los empleados de que deben sumarse a la causa, es decir “ponerse la camiseta”, como lo hace la cúpula directiva de la firma al implementar una herramienta tan seria y poco cuestionable como la de la destrucción de archivos documentales. El deber de ahorrar recursos debe ser de todos y, en la medida de lo posible, así también los beneficios.

 
2879

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario