Las pequeñas y medianas empresas difícilmente pueden lograr el éxito esperado en el ámbito actual de los negocios. Estratégicamente se han dejado de lado los antiguos códigos –no escritos- y valores que regían las relaciones comerciales entre las diferentes entidades productivas. Antes actuar tenía un motivo, un motor, un valor que explicaba determinada resolución.