En principio, podría parecer que el hecho de vivir en un “Universo Digital” habría reducido notablemente el uso del papel, pero nada más lejos de la realidad.