Las exigencias de protección de información personal por parte de las empresas y las necesidades de proteger la reputación de la marca que representan hacen que la destrucción segura y de documentos sea una parte básica de su programa de seguridad.

Las empresas han crecido de la misma forma que lo ha hecho el resto de la sociedad, por este motivo, cada vez son más los empleados que trabajan en ellos y la producción de documentos que se acumulan cada vez más tanto de forma impresa como de manera electrónica.