Los cartuchos de toner para impresoras láser disfrutan de una ventaja económica esencial, y es que necesitan menores costes de producción, por lo que se pueden situar en el mercado a un precio muy inferior al de los originales. Es lógico, ya que siempre será más barato comprar los componentes y ensamblarlos que producirlos.