Muchas veces la intención de los responsables de una empresa es la más positiva, intentando reciclar en lo posible el material desechable que se genera en la oficina, pero en ocasiones no se sabe exactamente de qué forma hacerlo.