Cuando se requiere adoptar una resolución definitiva para el resultado de una gestión empresarial- que tal vez implique la trayectoria que tome esa misma entidad en un porvenir cercano-, sucede en muchas ocasiones que, debido a las dificultades derivadas de un almacenaje innecesario de documentación obsoleta, tal decisión simplemente, no puede tomarse, porque no se cuentan con las condiciones necesarias para poder efectuarla.

Cuando se requiere adoptar una resolución definitiva para el resultado de una gestión empresarial-que tal vez implique la trayectoria que tome esa misma entidad en un futuro cercano-, sucede en muchas ocasiones que, debido a las dificultades derivadas de un almacenaje innecesario de documentación obsoleta, tal decisión simplemente no puede tomarse, porque no se cuentan con las condiciones necesarias para poderse efectuar.