Cuando se analiza un mapa retrospectivo acerca del porqué no se han obtenido los resultados esperados en cuanto a la productividad y obtención de ganancias en las empresas, se tiende a focalizar la búsqueda de factores externos como los principales causantes de esa desventajosa circunstancia: inestabilidad en los mercados, el empuje de la competencia, escenarios sociales adversos, etc. Sin embargo, en repetidas ocasiones, “los arboles no dejan ver el bosque”, y la estructura interna de nuestro negocio es la que adolece de cierta falla.