Ciertos factores que podrían propiciar el buen desarrollo de nuestra empresa son generalmente pasados por alto por su extrema sencillez. Resultan como la carta robada de Poe: están tan a la vista que se pierden de la mirada.