Las exigencias de protección de información personal por parte de las empresas y las necesidades de proteger la reputación de la marca que representan hacen que la destrucción segura y de documentos sea una parte básica de su programa de seguridad.