La protección de la confidencialidad se va transformando paulatinamente de ser un tema de segundo orden para las empresas a ser un condicionante ineludible de su desarrollo.

Uno de los varios aspectos positivos que se han derivado de la implementación de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), es la estricta conminación que ha hecho a las diferentes organizaciones y entidades productivas para que tengan perfectamente ordenados los datos bajo su resguardo.

Habiéndose creado en realidad hace poco tiempo, ‘La Ley Orgánica de Protección de Datos’ (LOPD) ha logrado constituirse como una herramienta indispensable para la defensa de la privacidad en el entorno de la sociedad española contemporánea.

La suma de esfuerzos para la protección de la privacidad no es una tarea fácil. El riesgo creciente de la información tanto de empresas como de individuos eleva de manera considerable y continua el peligro de exponer la integridad moral y física de los afectados.

Apenas hace un par de días se celebró una vez más el Día Europeo de la Protección de Datos.

Para la implementación de nuevos modelos de trabajo se necesita de la depuración de los esquemas superados. La destrucción responsable de archivos documentales es una condición de posibilidad, para la puesta en marcha, de novedosos sistemas de organización productiva.

La defensa de la confidencialidad y el buen resguardo de los datos personales que fomenta All-Safe con su labor, comparten el sentido de una reciente iniciativa de las autoridades de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Esta propuesta le da continuidad a un impulso iniciado por la infatigable Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

 
No te pierdas...

Responsabilidad alude a la capacidad de responder. Sin embargo, el valor que esta noción maneja, no se justifica por un sentido tan acotado. De tal modo que debe existir otro sentido más vasto que este concepto maneje que lo hace ser tan importante para todas las sociedades.

En el marco de la reciente 31 Conferencia Internacional de la Protección de Datos y Privacidad, que se celebró en Madrid y que reunió a más de 1.000 especialistas de 83 naciones, se abordaron diversos temas enfocados a la defensa de la confidencialidad.

A fin de comprender la real importancia que tiene la destrucción de archivos documentales, conviene contemplar, desde un punto de vista global, la mecánica de sus procesos y los alcances de sus notables beneficios para las empresas e instituciones diversas

El objetivo principal de los procesos de eliminación de documentos con información de acceso restringido, es que no se puedan recobrar los soportes que contienen dichos datos.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), como una primicia para la reciente 31 Conferencia la Internacional de Autoridades de Protección de Datos y Privacidad, dio a conocer el lanzamiento de un software sin costo que sirve para la autoevaluación acerca del cumplimiento cabal de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) en lo tocante a negocios y administraciones diversas.

Recientemente ha tenido lugar una delicada circunstancia referente a la política y un problema de protección de la privacidad. El afectado ha sido el ex vicepresidente del Gobierno y ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, quien ha denunciado al PP de Gijón ante la AEPD (Agencia Española de Protección de Datos) por negligencia en la gestión de unos documentos confidenciales que afectaban a su persona.

La protección de la confidencialidad, tan importante para la integridad moral de las personas, requiere de un esfuerzo constante y diversas estrategias especializadas para llevarse a cabo. Hoy más que nunca, la defensa de la secrecía de los datos personales se hace necesaria.

En este inicio de noviembre, se está desarrollando un importante foro en la ciudad de Madrid con el objetivo de acordar una serie de reglamentaciones globales referentes a la protección de la confidencialidad y de los datos personales.

Es lamentable la manera en la que llegan a ser discriminadas ciertas personas, por el solo hecho de haber padecido o sufrir cierta enfermedad.

Continuamos tratando algunos de los consejos emitidos por la Asociación Española de Destrucción Confidencial de Información (AEDCI), una entidad muy relevante en lo relacionado al desecho responsable de los archivos documentales.