Aún en los momentos más críticos, una empresa tiene la capacidad de salir adelante frente a cualquier dificultad que se le presente.

De muchas y variadas maneras el pensamiento de Edmund Husserl ha demostrado su gran valía.

Las pequeñas y medianas empresas difícilmente pueden lograr el éxito esperado en el ámbito actual de los negocios. Estratégicamente se han dejado de lado los antiguos códigos –no escritos- y valores que regían las relaciones comerciales entre las diferentes entidades productivas. Antes actuar tenía un motivo, un motor, un valor que explicaba determinada resolución.

Todo tiene una razón de ser, o por lo menos debería de tenerlo. Esto es lo que comúnmente se cree. Sin embargo, en el ámbito de las empresas, ¿realmente es así? Vale la pena considerar un negocio y las condiciones que lo han concretado como si se trataran de dos fenómenos distintos.

Para mejorar el rendimiento de una empresa resulta una buena táctica establecer una suerte de mapa de puntos estratégicos. Esta perspectiva de altos alcances de la situación de un proyecto empresarial, nos permitirá localizar numerosos aspectos de mejora.

Manejar una empresa requiere de un alto nivel de abstracción. En una situación determinada un ejecutivo requiere delimitar los aspectos esenciales del caso y así poder tomar la decisión más acertada para planificar los modos de ponerla en práctica.

Un error frecuente que se comete en los asuntos relacionados con las empresas es el de medirlo todo desde una perspectiva demasiado elevada. Y es que de acuerdo a la dinámica que se desarrolla en el mundo contemporáneo, por la influencia de la globalización y sus consecuencias, no hay asunto que pase desapercibido como parte de un fenómeno más complejo.

 
No te pierdas...

Las empresas son como proyectos de vida, y una vez que dan inicio, por mucho que se intente darles marcha atrás, resulta muy difícil lograrlo por todo lo que se ha acarreado como consecuencia de las decisiones tomadas.

Cuando se presenta la ocasión para expandir una empresa, muchas veces se comete el error de invertir apresuradamente y con resultados, a la larga, bastante negativos.