En el marco de una interesante campaña denominada como “Ni rastro del diablo”, la compañía Fellowes, extensión española de la firma norteamericana de máquinas destructoras de documentos, ha estructurado una serie de recomendaciones para las empresas.