La protección de la confidencialidad se va transformando paulatinamente de ser un tema de segundo orden para las empresas a ser un condicionante ineludible de su desarrollo.