Las consecuencias financieras a menudo son un gran estímulo para establecer programas de reciclaje del papel de la oficina.