Quien ha trabajado en una oficina sabe que no es un trabajo tan sencillo como parece. Cada oficio tiene sus gajes, y solamente las personas que se han dedicado de lleno a las labores administrativas saben de los desafíos y dificultades que ello implica. Sin embargo los mandos y directivos tienen conocimiento de que en muchas ocasiones el personal de oficina se relaja demasiado cuando adquiere un excesivo dominio de su labor.

Cualquier proyecto empresarial requiere de una labor en dos frentes: uno exterior, de cara a los consumidores y las otras empresas, y otro interior, orientado a todos los colaboradores que mantienen funcionando a una entidad productiva.

La destrucción de archivos documentales es una valiosa herramienta para las empresas. Pero tal utilidad no queda restringida a lo meramente operacional. La capacidad para retirar obstáculos físicos, en este caso legajos de oficios y papeles obsoletos, tiene como positiva consecuencia una intensa liberación de lastres mentales.

Es de resaltar como personas de gran inteligencia que no son empresarios, pueden aportar brillantes opiniones sobre temas relacionados con el universo de los negocios.