Los negocios marchan mejor si se los piensa a fondo antes de desarrollarlos. La visión de las grandes transacciones logradas al calor de las corazonadas y de las intuiciones, de la competencia vertiginosa y de las pugnas heroicas es parte de una perspectiva romántica del ámbito de las empresas que ya no tiene fundamento ni vigencia plausible.

Un interesante recurso para medir la calidad en el servicio lograda por una empresa, es el denominado Modelo de las Eficiencias, un desarrollo teórico creado por un grupo de especialistas en administración y gestión organizacional en la década de los ochenta.

La destrucción de archivos documentales puede coadyuvar al desarrollo de un modelo de pensamiento fructífero y generador de prosperidad. Su dual importancia como etapa culminante y posible iniciadora de un proceso sitúa a este servicio como un elemento estratégico indispensable para las empresas y organizaciones en general.

La clave para sacar adelante un proyecto empresarial se encuentra en el nivel de compromiso que se logre despertar en todos los involucrados con el mismo.