Cuando comenzaron a utilizarse los métodos de reciclaje, inicialmente se circunscribían a grupos muy reducidos de personas: trabajadores industriales o comunidades universitarias de investigación. El ciudadano común realmente tenía una visión de estos procedimientos como algo extraño y demasiado especializado.