Posiblemente la única alternativa que tienen las empresas en desarrollo para poder consolidar en verdad su modelo productivo, es la identificación precisa de sus campos de aprovechamiento. Sin un objetivo por alcanzar, cualquier tentativa de negocios corre el peligro de dispersarse y reducir sus propias fuerzas hasta difuminarlas por completo.