Se han producido casos recientes protagonizados por entidades gubernamentales españolas, en los que la confidencialidad de miles de personas se ha visto en peligro, con todos los riesgos que esto conlleva. Estos incidentes fueron ocasionados por el uso de procedimientos de desecho ineficientes y rudimentarios.

Sumidos en una fase de transición hacia el mundo digital, las empresas están dejando a un lado la atención a la documentación en papel extendiéndose la idea de que la gestión documental es un ámbito característico de la documentación electrónica.

Las empresas profesionales del sector de la destrucción de la documentación documental como All Safe, ofrecen numerosas opciones a sus clientes para que los servicios que prestan sean de la máxima satisfacción de éste.

La destrucción de documentos de forma segura es un proceso que requiere de profesionalidad y vigilancia para que todo salga correctamente y no se produzcan problemas.

Alrededor del 73% de las empresas no disponen de una metodología de clasificación y almacenamiento de documentos con datos personales o información confidencial. Hasta el punto de que es un porcentaje muy bajo el que dispone de dicha metodología de clasificación.

Las empresas que se deciden a realizar la contratación de un servicio de eliminación de documentos confidenciales tienen una especial responsabilidad cuando eligen qué profesionales han de hacerse cargo de esta tarea.