En estas últimas fechas se han registrado inusuales lluvias y seismos alarmantes en diversas regiones del planeta.

No hay mayor fundamento para la esperanza de un país que la cultura y la educación.

Tanto los efectos de la pasada crisis económica como los evidentes cambios climáticos que ya afectan la marcha de las sociedades contemporáneas demandan inmediatas acciones de respuesta.

En las recientes fiestas navideñas se registraron buenos dividendos con respecto al reciclaje en España. La recolección del cartón y el papel, para ser reciclados, se incrementó hasta un diez por ciento a lo largo del mes de diciembre y en relación con el mismo periodo durante años anteriores, en especial durante los tres días de actividad más intensa, es decir, navidad, año nuevo y el día de Reyes.

La defensa por la salvación del medio ambiente es la salvación de todos. Ante esta premisa el reciclaje se perfila como una de las últimas oportunidades del ser humano para preservar lo que queda de la pureza del planeta. Hay que luchar desde todos los frentes para lograr un cambio concientizador y profundo.

A pesar de la incertidumbre por la escases de proyectos o de los vaivenes inesperados de los mercados, es factible hablar de progreso. Es cuestión de aventurarse a una estrategia de largo alcance.

El reciclaje se define como el conjunto de procedimientos que posibilitan la utilización de los recursos presentes en los materiales residuales. Entre estos procesos se incluyen las formas de incineración que permiten recuperar la energía.

 
No te pierdas...

Vamos a desarrollar una serie de breves meditaciones acerca de la destrucción documental, pero desde un punto de vista holístico.

Cada vez se hacen más complicados los retos que deben encarar las instituciones educativas de nuestro tiempo. No solo deben identificar lo más valioso de las sociedades actuales para promoverlo entre las nuevas generaciones, sino además, instruir a estas últimas con procedimientos de autocrítica que produzca que ese mismo bienestar tenga sea sostenido y creciente.

Sorprende la creatividad que exponen diversos artistas, que no conformes con su voluntad indeclinable de expresar pensamientos y sensaciones, exploran positivas maneras para lograrlo.

Cada vez se nota una mayor concienciación por la protección y la preservación del medio ambiente en la mayoría de los países del mundo. Este fenómeno discurre paralelo al fenómeno de la globalización, un proceso sociocultural que ha fomentado una toma de conciencia acerca de las necesidades vitales que nos ligan como humanos a todos los habitantes del globo, independientemente de nuestra cultura, nacionalidad, o tradiciones.

Hoy más que nunca se requiere unión y compromiso en todos los ámbitos. Las circunstancias críticas que padece la ecología planetaria implican un cambio de rumbo en las dinámicas empresariales.

Los inversores generalmente toman la decisión de apoyar o no apoyar un proyecto de acuerdo a criterios que a veces nos parecen un tanto oscuros.

Si bien es solo por medio de tentativas comunitarias cuando se deja sentir una modificación perceptible del medio ambiente, lo cierto es que todo parte de la acción individual. Sin esa toma de conciencia renovada, acerca del pacto tácito que nos une a todos los habitantes del planeta, es imposible que se pueda ejercer ningún tipo de alteración voluntaria del medio ambiente y, en el caso que nos interesa, depurarlo y mantenerlo sano de manera continua.