El soporte papel, uno de los más utilizados en cualquier empresa o entidad, es el gran olvidado en la aplicación de las políticas de seguridad en España.