Muchas instalaciones que se encargan de almacenar documentación comercial ofrecen la posibilidad de realizar la destrucción de información confidencial como un servicio más a sus clientes.