Vamos a desarrollar un análisis reflexivo en torno a la relevancia de la destrucción documental y su relación con ciertos conceptos fundamentales para el desarrollo de las empresas.
Pronto se nos hará evidente que un aspecto que parecería complementario y tal vez meramente preventivo, como el de la seguridad de la información y el desecho responsable de los archivos obsoletos, puede tornarse definitorio al momento de evaluar la productividad de un negocio.

La destrucción responsable de archivos documentales obsoletos, como la que proporcionan los servicios de All-Safe, es un aspecto de gran importancia para el planteamiento estratégico de las pequeñas y medianas empresas. Estas entidades deben sustentar su propuesta comercial en un marco estratégico que les posibilite orientar sus recursos hacia una vía específica, hacia la ruta de la competitividad.

Lamentablemente, aún existen empresas que no han establecido una declaración del modo en el que se manifiestan en los mercados, de lo que hacen y de cómo lo llevan a cabo. A esta presentación conceptual de un negocio se le conoce como su “Misión”, es decir, aquello que determina el modo de ser de un proyecto empresarial. La misión de una industria debe ser sembrada en la mentalidad de sus integrantes y colaboradores.

Existen ciertas claves para lograr que una empresa llegue a ser extremadamente atractiva para los inversores. Este interés se traduciría en la inyección de fondos para el desarrollo interno del negocio: aumento de producción, la construcción de nuevas sedes, incremento de personal, etc. Es preciso tener en cuenta que esa captación de fondos resultará aun más difícil de lograr que los beneficios obtenidos directamente de los clientes externos, a través de la venta de los servicios o productos que se ofrecen en el mercado.