¿Cuál es la manera de garantizar el éxito de una empresa? Para poder responder a esa pregunta se debe tener bien claro cuál es la noción de “empresa” que se está manejando.

La destrucción de archivos documentales puede coadyuvar al desarrollo de un modelo de pensamiento fructífero y generador de prosperidad. Su dual importancia como etapa culminante y posible iniciadora de un proceso sitúa a este servicio como un elemento estratégico indispensable para las empresas y organizaciones en general.

La noción filosófica de “cuidado” acuñada por el pensador alemán Martin Heidegger puede ser adaptada a los entornos empresariales con gran provecho.

Todo tiene una razón de ser, o por lo menos debería de tenerlo. Esto es lo que comúnmente se cree. Sin embargo, en el ámbito de las empresas, ¿realmente es así? Vale la pena considerar un negocio y las condiciones que lo han concretado como si se trataran de dos fenómenos distintos.

En All-Safe estamos a favor de cualquier iniciativa encaminada a la protección del medio ambiente. De acuerdo a la visión que nos guía y la misión que nos motiva, el sentido de iniciativas como las del reciclaje es el nuestro también. De hecho, el reciclaje y sus diversas alternativas son una parte integral de los servicios que brindamos para servicio de usted.

La clave para sacar adelante un proyecto empresarial se encuentra en el nivel de compromiso que se logre despertar en todos los involucrados con el mismo.

Para la implementación de nuevos modelos de trabajo se necesita de la depuración de los esquemas superados. La destrucción responsable de archivos documentales es una condición de posibilidad, para la puesta en marcha, de novedosos sistemas de organización productiva.

 
No te pierdas...

Vamos a desarrollar una serie de breves meditaciones acerca de la destrucción documental, pero desde un punto de vista holístico.

Hasta hace unos años, la manera en la que las empresas podían acercarse al público consumidor poseía unas características muy particulares, diametralmente opuestas a las que ahora se manejan. Lo que el público solicitaba entonces de una empresa era un acercamiento formal, que denotara institucionalidad y experiencia.