La suma de esfuerzos para la protección de la privacidad no es una tarea fácil. El riesgo creciente de la información tanto de empresas como de individuos eleva de manera considerable y continua el peligro de exponer la integridad moral y física de los afectados.