Toda organización precisa de una línea de autoridad que corra desde el punto más elevado hasta el menor. Debe haber un orden que transite por las zonas intermedias hasta llegar a donde puedan ejecutarse. A esta noción, se le conoce como principio escalar.