La práctica de dirigir una empresa consiste en adaptar de manera metódica las formas de gestión, de mayor probada eficacia, a las circunstancias imperantes en el entorno.