En fechas recientes ocurrió una grave falta que puso en riesgo grandemente la confidencialidad y la integridad moral de muchas personas.

La suma de esfuerzos para la protección de la privacidad no es una tarea fácil. El riesgo creciente de la información tanto de empresas como de individuos eleva de manera considerable y continua el peligro de exponer la integridad moral y física de los afectados.

No es fácil lograr que los medios de protección de datos se mantengan actualizados, de acuerdo a las últimas tendencias en las que la información circula.

El 14 de enero de 2010 se cumplieron los primeros diez años de haberse puesto en marcha la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD).