En lo que atañe a la protección de la confidencialidad, no basta simplemente con deshacerse de los documentos, también se deben seguir ciertas normas que garanticen el adecuado proceso de tal actividad. Por esa razón, conviene estar informado de cuáles son las pautas establecidas y sobre qué empresas dedicadas a este campo las siguen estrictamente.