Un interesante recurso para medir la calidad en el servicio lograda por una empresa, es el denominado Modelo de las Eficiencias, un desarrollo teórico creado por un grupo de especialistas en administración y gestión organizacional en la década de los ochenta.

En nuestros días se considera que la clave que determina el posicionamiento de una compañía a largo plazo es la opinión que los clientes atendidos puedan brindar sobre el servicio o producto que hayan recibido.

El motor capaz de impulsar a una empresa a alcanzar los máximos niveles de productividad y rendimiento puede hallarse en los factores menos pensados.