La protección de la confidencialidad, tan importante para la integridad moral de las personas, requiere de un esfuerzo constante y diversas estrategias especializadas para llevarse a cabo. Hoy más que nunca, la defensa de la secrecía de los datos personales se hace necesaria.