Podría pensarse que la mejor manera de organizar un espacio administrativo es acumulando todos los elementos posibles. Incorporar el mayor número de objetos, procurando no dejar nada excluido, podría ser una buena estrategia a corto plazo. Pero eventualmente llega el momento de las necesarias revisiones, cortes y auditorías.