El reciclaje de las pilas domésticas no está tan bien desarrollado como el de las baterías ácidas de plomo, propias del sector de la automoción.