A nadie se le escapa que el precio es un aspecto decisivo para las empresas, y constituye un determinante fundamental de la demanda del mercado. De hecho, el precio afecta a la posición competitiva de una empresa y a su posicionamiento en el mercado.