En fechas recientes, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) urgió a los prestadores de servicios en Internet un mayor compromiso con respecto a la protección de la confidencialidad y la integridad entera de los menores cibernautas.

La mejor manera de proteger datos confidenciales no se encuentra en sofisticados medios de encriptación o en cajas fuertes.

Aprovechando la celebración de la Semana Europea de la Publicidad, y con el apoyo de la red social Tuenti y la de video online YouTube.

La defensa de la confidencialidad y el buen resguardo de los datos personales que fomenta All-Safe con su labor, comparten el sentido de una reciente iniciativa de las autoridades de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Esta propuesta le da continuidad a un impulso iniciado por la infatigable Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

La protección de la confidencialidad, tan importante para la integridad moral de las personas, requiere de un esfuerzo constante y diversas estrategias especializadas para llevarse a cabo. Hoy más que nunca, la defensa de la secrecía de los datos personales se hace necesaria.

Al igual que para el tamaño del papel, los distintos niveles de destrucción de documentos y archivos siguen las normas de estandarización DIN. Estas siglas son las correspondientes al Deutsches Institut für Normung o Instituto Alemán para la Estandarización.

Ayer, casi todos los medios de comunicación se hacían eco de una iniciativa de la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (Fecemd) para evitar que algunas empresas utilicen los datos de algunos usuarios para enviarles publicidad no deseada (al correo postal, al electrónico y al móvil). Esta iniciativa se conoce con el nombre de Lista Robinson y, paradójicamente, todo aquel que quiera inscribirse deberá proporcionar a Facemd sus datos personales.