Deshacerse de archivos y documentos conlleva una gran responsabilidad. No solamente con respecto a los datos que se ha decidido eliminar, que requiere de un proceso previo de respaldo y depuración meticulosa, sino además con referencia al modo en el que se tiene pensado hacer.